Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Upcoming SlideShare
What to Upload to SlideShare
Next
Download to read offline and view in fullscreen.

Share

Frailes predicadores sin fronteras (Tras los pasos de Santo Domingo de Guzmán Nº 6)

Download to read offline

En la Edad Media los pueblos europeos occidentales vivían en situación de cristiandad; todos eran oficialmente cristianos, y no se contaba con “los otros. Es verdad que, en la sociedad española de la Reconquista, convivían tres religiones –católica, judía, musulmana- hasta la uniformidad decidida por los Reyes Católicos en 1492. Pero Domingo inició su actividad como predicador en la región meridional de Francia poblada de sectas heréticas que se alejaban de la Iglesia oficial y se perdían en el error con la apariencia de una pobreza evangélica. Como predicador itinerante derribó los muros del monasterio para dedicarse a la predicación de la gracia, si bien su actividad brota espontáneamente de la contemplación; es totalmente contemplativo e incansablemente activo.

Related Audiobooks

Free with a 30 day trial from Scribd

See all
  • Be the first to like this

Frailes predicadores sin fronteras (Tras los pasos de Santo Domingo de Guzmán Nº 6)

  1. 1. JUBILEO DE SANTO DOMINGO 2021 1 Tras los pasos de Santo Domingo de Guzmán Nº 6 Frailes predicadores sin fronteras En la Edad Media los pueblos europeos occidentales vivían en situación de cristiandad; todos eran oficialmente cristianos, y no se contaba con “los otros. Es verdad que, en la sociedad española de la Reconquista, convivían tres religiones –católica, judía, musulmana- hasta la uniformidad decidida por los Reyes Católicos en 1492. Pero Domingo inició su actividad como predicador en la región meridional de Francia poblada de sectas heréticas que se alejaban de la Iglesia oficial y se perdían en el error con la apariencia de una pobreza evangélica. Como predicador itinerante derribó los muros del monasterio para dedicarse a la predicación de la gracia, si bien su actividad brota espontáneamente de la contemplación; es totalmente contemplativo e incansablemente activo. Con su obispo Diego, se adentra en la región poblada por los herejes vitandos; y cuando solo son 17, dispersa a los frailes para que vayan a las ciudades nacientes y más representativas por sus centros universitarios para que perciban lo nuevo que ya despunta. Los frailes predicadores tienen una misión universal que atraviesa todas las fronteras. Honorio III en febrero de 1221 recomienda: “Los Predicadores, por su profesión de pobreza y de vida regular, están totalmente dedicados a la Palabra de Dios para la salvación de las almas”. Luego es una vocación de universalidad. Predicar el Evangelio en distintos tiempos y culturas, fuera y dentro de la Iglesia. Sobre todo en tiempos de cambios profundos como el que estamos viviendo, la predicación sin fronteras exige lo que con acierto Vicente de Couesnongle , entonces Maestro de la Orden, 1975 llamó “coraje de futuro”. Dice así: “Cualquiera sea nuestra situación dentro de la Orden y ante la llamada de Dios, la actual crisis en que se encuentra la Iglesia y toda institución religiosa nos obliga a afrontarla. Nuestra vida no puede ser fácil. Lo que más necesitamos es coraje. No se trata de cualquier clase de coraje sino del que ha configurado la vida de Santo Domingo”. El coraje de futuro se concreta en dos actitudes: itinerancia y misión de frontera. Itinerancia significa ir de camino, sin tener posada permanente. Todo lo contrario, a instalación. No es inestabilidad psicológica de quien en ninguna comunidad asienta, sino exigencia y expresión de la estabilidad en el carisma del fraile predicador. Dejemos a un lado la necesidad de itinerancia en la actitud de cada fraile; la instalación se busca tapaderas muy variadas e incluso a veces de tipo religioso. Jesús de Nazaret que, siguiendo el espíritu de la tradición bíblica, pedía un cambio de corazón y
  2. 2. JUBILEO DE SANTO DOMINGO 2021 2 de conducta, fue rechazado por religiosos cerrados en tradicionalismos. Hoy la itinerancia viene exigida por los cambios rápidos de la sociedad a la que debe servir la Iglesia. Cambios en lo cultural, en la ética, en la religión, en los medios de comunicación. Hace ya más de cincuenta años el Vaticano II constató: “La humanidad se encuentra hoy en una nueva era de su historia, caracterizada por cambios profundos y acelerados, que progresivamente se extiende al universo”. Los cambios en estos cincuenta últimos años son tan rápidos que dan vértigo. En su memorable carta sobre el coraje de futuro, el Maestro V.De Cuoesnongle ve la situación y pregunta: “¿Quién entre nosotros no se siente a veces tentado a plantear a sus hermanos que Jesús después de la marcha de algunos discípulos ´vosotros también queréis marcharos?”.` Urge la disposición al cambio. El fraile predicador debe sentirse a gusto en este gran movimiento que afecta a la humanidad, ya que la Orden ha nacido en un periodo en que la vida cultural y las estructuras sociales de Occidente sufrían profundas transformaciones. Toda nuestra historia muestra cómo estamos caracterizados por esta atención especial a todo lo que es nuevo, a todo lo que comienza. Los dominicos más ilustres ¿no se han encontrado frene a situaciones aparentemente sin salida donde ellos han debido emplear su espíritu creador? Si creemos en la encarnación, debemos aceptar que la gracia está presente y activa en estos cambios que nos descolocan. Y la misión sin fronteras. En esta época de cambios urge una sensibilidad profética para discernir entre lo que debe morir y lo que quiere nacer. Hay que dejar morir lo que ya no sirve para transmitir el Evangelio; y hay que abrirse a lo nuevo que está sucediendo para escuchar la llamada del Espíritu que continuamente renueva la faz de la tierra. Urge superar la frontera entre los pocos privilegiados y los muchos empobrecidos, entre los hombres que se creen superiores y las mujeres todavía marginadas, entre las religiones, en el diálogo intergeneracional. En nuestra situación hay que discernir la frontera entre creyentes, agnósticos e indiferentes. Frailes predicadores enviados a vivir y proclamar el Evangelio de la fraternidad. Una utopía todavía en camino. Un proceso en que van cayendo los falsos absolutos. Una invitación a crecer en el amor capaz de romper barreras y derribar muros de separación. En este proceso teniendo como inspiración el horizonte de la fraternidad, hay que interpretar la itinerancia y misión sin fronteras del carisma dominicano. &&&&&&&&&&&&&&&&&

En la Edad Media los pueblos europeos occidentales vivían en situación de cristiandad; todos eran oficialmente cristianos, y no se contaba con “los otros. Es verdad que, en la sociedad española de la Reconquista, convivían tres religiones –católica, judía, musulmana- hasta la uniformidad decidida por los Reyes Católicos en 1492. Pero Domingo inició su actividad como predicador en la región meridional de Francia poblada de sectas heréticas que se alejaban de la Iglesia oficial y se perdían en el error con la apariencia de una pobreza evangélica. Como predicador itinerante derribó los muros del monasterio para dedicarse a la predicación de la gracia, si bien su actividad brota espontáneamente de la contemplación; es totalmente contemplativo e incansablemente activo.

Views

Total views

858

On Slideshare

0

From embeds

0

Number of embeds

816

Actions

Downloads

3

Shares

0

Comments

0

Likes

0

×