Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
JUBILEO DE SANTO DOMINGO 2021 1
Tras los pasos de Santo Domingo de Guzmán
Nº 3
En Palencia: estudio compasivo
Tenía Doming...
JUBILEO DE SANTO DOMINGO 2021 2
Sin embargo, Domingo siguió estudiando pues consta que asistía a
cursos universitarios cua...
JUBILEO DE SANTO DOMINGO 2021 3
Discípulos de Francisco de Vitoria, ya sobre el terreno de
las indias en la española, movi...
You’ve finished this document.
Download and read it offline.
Upcoming SlideShare
What to Upload to SlideShare
Next
Upcoming SlideShare
What to Upload to SlideShare
Next
Download to read offline and view in fullscreen.

Share

En Palencia: estudio compasivo (Tras los pasos de Santo Domingo de Guzmán Nº 3)

Download to read offline

“Siendo estudiante en Palencia hubo gran hambre en casi toda España. Conmovido a causa de ello por la necesidad de los pobres y abrasado de afecto compasivo, resolvíose a seguir los consejos divinos, aliviando, en la medida de sus fuerzas, la miseria de los que estaban en peligro de perecer. Vendiendo los libros, aún los más preciados con todo su ajuar estudiantil, reunió una considerable suma que repartió entre los pobres”. Es célebre la frase: “No quiero estudiar en pieles muertas mientras los hombres mueren de hambre”

Related Audiobooks

Free with a 30 day trial from Scribd

See all

En Palencia: estudio compasivo (Tras los pasos de Santo Domingo de Guzmán Nº 3)

  1. 1. JUBILEO DE SANTO DOMINGO 2021 1 Tras los pasos de Santo Domingo de Guzmán Nº 3 En Palencia: estudio compasivo Tenía Domingo unos 14 años cuando sus padres decidieron enviarlo al Estudio General de Palencia que era por entonces en España la sede más acreditada de la ciencia tanto por la competencia de los profesores como por el número de estudiantes. Primero cursó las ciencias previas a la especialización; solían durar unos seis años. Después se abrían tres especialidades; Medicina, Derecho y Teología. Domingo eligió Teología y, según sus primeros biógrafos, “empezó con ardor a saborear las divinas enseñanzas más dulces a sus labios que panales de miel. Cuatro años invirtió en este sagrado estudio. Durante ellos el afán de abrevarse en los arroyuelos de las Santas Escrituras hacía le esforzarse con tal tenacidad y constancia que la misma pasión por aprender le impulsaba a pasar las noches casi insomnes y la verdad que captara, grabada profundamente en la inteligencia, era retenida fijamente en su prodigiosa memoria. Por encima de todo anteponía la santidad de vida a las argucias de los razonamientos; y el fruto de las palabras espirituales, a los libros”. Posiblemente terminados sus estudios institucionales, fue profesor en ese mismo Estudio General de Palencia Pero su entrega al estudio era “fertilizada con piadosos afectos”; lejos de apagar mantenía viva su compasión. Así lo manifiesta un gesto. “Siendo estudiante en Palencia hubo gran hambre en casi toda España. Conmovido a causa de ello por la necesidad de los pobres y abrasado de afecto compasivo, resolvíose a seguir los consejos divinos, aliviando, en la medida de sus fuerzas, la miseria de los que estaban en peligro de perecer. Vendiendo los libros, aún los más preciados con todo su ajuar estudiantil, reunió una considerable suma que repartió entre los pobres”. Es célebre la frase: “No quiero estudiar en pieles muertas mientras los hombres mueren de hambre”. También cuentan, cómo estando en Palencia, “se le acercó una mujer llena de amarga pesadumbre pidiéndole socorro para liberar a un hermano cautivo de los moros; no teniendo nada porque lo había dado todo a los pobres, Domingo prometió rescatarlo poniéndose él en su lugar cautivo”. Uno de sus primeros biógrafos comenta: “Ya desde la infancia había crecido en la compasión que, amontonando sobre sí mismo las pesadumbres de los otros, no le eximía de ser partícipe de cualquier aspecto de aflicción. Del recinto de su corazón había hecho un hospital de infortunios y no sabía cerrar a nadie las entrañas de su misericordia”. Según Jordán de Sajonia que conoció bien a Domingo y le sucedió como Maestro de los Predicadores, “llevaba la miseria de los demás en el más íntimo santuario de su compasión y el cálido sentimiento que tenía por ellos en su corazón se descargaba con las lágrimas que fluían de sus ojos”,
  2. 2. JUBILEO DE SANTO DOMINGO 2021 2 Sin embargo, Domingo siguió estudiando pues consta que asistía a cursos universitarios cuando ya predicaba en el sur de Francia y llevaba siempre consigo textos de la Sagrada Escritura que estudiaba, meditaba y ofrecía en su predicación. A primera vista no parece fácil unir el estudio, un ejercicio de la inteligencia, y la compasión que pertenece a la afectividad. Es vedad que no se puede amar lo que no se conoce, pero el amor de alguna forma inspira y da sentido al conocimiento. Los primeros biógrafos del Santo hacen comentarios iluminadores:” penetraba en las cuestiones más difíciles con la humildad de la inteligencia y del corazón”; “la fuente de la sabiduría dilató pródigamente su entendimiento sobre la anchura de su corazón”. Un medio esencial en espiritualidad del carisma dominicano. Santo Domingo dispersó a los primeros frailes predicadores para integrarse en los centros universitarios de aquel tiempo; allí tenían su eco las corrientes culturales más importantes. El estudio es medio esencial para la predicación del Evangelio, y en la necesidad del estudio insisten los primeros Capítulos Generales, pero fácilmente se cuelan dos deformaciones. Una reducir el estudio a especulación abstracta de pura curiosidad intelectual sin estar motivado por la compasión y apasionamiento por realizar la verdad del ser humano desde la verdad Dios revelado en Jesucristo, dentro de un mundo marcado por la ambigüedad. Pero da la impresión de que hoy el peligro está en la falta de estudio serio en los frailes predicadores. Fácilmente nos quedamos en la superficialidad entretenidos en mil curiosidades que aportan los sofisticados medios de comunicación. En los dos casos falta el estudio motivado por la compasión como medio para una predicación necesaria en este tiempo de mudanzas. En la Orden de Predicadores siempre hubo dominicos y dominicas ejemplares que hicieron realidad en su existencia estudio compasivo y predicación. En su primera Exhortación el Papa actual proponiendo una conversión de la Iglesia “desde el corazón del Evangelio”, recurre a santo Tomás de Aquino: “En sí misma la misericordia es la más grande de las virtudes ya que a ella pertenece volcarse en otros y más aún socorrer sus deficiencias”. Ese admirado maestro manifestó que el teólogo antes de saber algo sobre lo divino, debe saborearlo; la teología se mueve en el interior de la fe o experiencia de Dios misericordioso y compasivo. Impresiona la experiencia de Santa Catalina de Siena, aquella mujer contemplativa que, movida por la compasión, fue capaz de prestar un servicio de fraternidad a la Iglesia y a la sociedad de su tiempo: “Señor, tu eres el que inspirándome compasión y amor me obligas a levantar mi clamor hasta tu trono. Vencida por la compasión veo perdidas las almas de los innumerables pecadores; y al verlo se me parte o más bien se me dilata el corazón con la fuerza de este amargo pesar. Vencida de este modo por la compasión no puedo menos de llorar su miseria como si yo misma me encontrase hundida en el fango de sus culpas”. Si Francisco de Vitoria no se hubiera dejado alterar por la compasión hacia los indígenas maltratados en los pueblos recién descubiertos, no habría dictado en Salamanca sus excelentes cursos sobre los derechos de aquellos pueblos.
  3. 3. JUBILEO DE SANTO DOMINGO 2021 3 Discípulos de Francisco de Vitoria, ya sobre el terreno de las indias en la española, movidos por una compasión indignada lanzaron el profético sermón de Montesinos: “¿Acaso estos no son hombres?” Podemos traer aquí ejemplos bien elocuentes de dominicas y dominicos que hoy están actualizando el carisma de Santo Domingo con el estudio compasivo en orden a la predicación del Evangelio. Pero solo evoco la figura del dominico Luis José Lebret (+1966). Sociólogo y economista, abrió el camino para una economía al servicio de las personas, y una comprensión autentica del desarrollo humano integral. Sus puntos de vista fueron ratificados en la memorable encíclica de Pablo VI “Sobre el progreso de los pueblos”, 1967, y permanecen hoy como referencia obligada. No es discutible que Lebret fue un serio investigador y estudioso incansable. Pero tanto su estudio como los distintos proyectos que emprendió estuvieron motivados por la compasión. “No puedo amar a Dios sin ser misericordioso con Dios, sin que las miserias del mundo me hayan invadido y penetrado en mi corazón; cuando las grandes olas de la miseria rompen en vuelo, se hincha hasta estallar, se transforma. Ya no me pertenezco a mí mismo, sino a la miserable humanidad, y consagrar mi vida a su servicio se ha convertido en la más imperial de las necesidades”. Lebret actualizó en su tiempo, en parte todavía el nuestro, el carisma de Santo Domingo. &&&&&&&&&&&&&&&&&
  • EvelynMartinez11

    Aug. 13, 2021

“Siendo estudiante en Palencia hubo gran hambre en casi toda España. Conmovido a causa de ello por la necesidad de los pobres y abrasado de afecto compasivo, resolvíose a seguir los consejos divinos, aliviando, en la medida de sus fuerzas, la miseria de los que estaban en peligro de perecer. Vendiendo los libros, aún los más preciados con todo su ajuar estudiantil, reunió una considerable suma que repartió entre los pobres”. Es célebre la frase: “No quiero estudiar en pieles muertas mientras los hombres mueren de hambre”

Views

Total views

831

On Slideshare

0

From embeds

0

Number of embeds

809

Actions

Downloads

3

Shares

0

Comments

0

Likes

1

×